Es el popular Roberto Zegarra, nombre radiofónico con el que ha triunfado. Es de Amazonas de la provincia Rodríguez de Mendoza. Vivió de niño en el distrito de Limabamba, sus padres eran profesores, luego pasó a Chachapoyas y terminó secundaria en la Capital, en la Gran Unidad Escolar Alfonso Ugarte; aquellos años, muy codiciada por mucha gente.

Nació el 07 de diciembre de 1943. Recuerda su llegada a Lima en 1960, época en la que añoraba ser futbolista, pero lamentablemente debido a la enfermedad del paludismo que le dio, le pusieron una inyección mal administrada, lo que le perjudicó el tendón de la pierna derecha. Lastimosamente no pudo cumplir su sueño.

Sin embargo, fue tanto su pasión por el fútbol, que siempre escuchaba la radio, en ella, uno de los programas más sintonizados como Pregón Deportivo, al que considera una enseñanza en la vida de todos los periodistas deportivos. Recuerda que cada fin de semana asistía a los estadios y comenzaba a conocer a jugadores de Alianza, Universitario y Municipal. Por la radio, a escuchar a Oscar Artacho, José “Lucho” Vélez, Carlos Alberto Sosa, Lucho Garro y Raúl Goyburu.

El oír las voces de estos locutores, le motivaron a practicar la narración, primero imaginariamente, luego a través de un parlante transmitía el fútbol y básquet en su colegio. Todo como jugando, sin imaginarse que algún día llegaría a la radio. Fue su padre quien le ayudó en este objetivo, acercándose personalmente a hablar con Alfonso “Pocho” Rospigliosi y pidiéndole una oportunidad para su hijo, la que le fue concedida.

De esta manera ingresaba a la etapa de periodista deportivo, cuando “Pocho” le mandó a narrar a manera de práctica, uno de los entrenamientos en la cancha del Sporting Cristal, con una de esas grabadoras de gran tamaño, y que al parecer gustó; porque se quedó esperando una oportunidad para hacer su debut oficial.

Su primera transmisión fue en Ovación de radio El Sol, cuando faltó un relator en el partido que jugaban Cristal-Municipal en el Estadio Nacional. De allí se le abrieron las puertas, logrando transmitir internacionalmente una Copa Libertadores en Bolivia, luego en Argentina las Eliminatorias donde Perú jugaba, y su primera transmisión en un mundial fue en México 70. En esta emisora estuvo durante 15 años.

En 1982, fue convocado por Radio Programas del Perú (RPP), para iniciar transmisiones mundialistas, el primero en esta emisora, el mundial de Europa con Miguel Humberto Aguirre y otros. ”Yo nací para el fútbol, alguna vez transmití el mundial de vóley en Trujillo, pero no me sentí muy cómodo, yo he vivido más para el fútbol que para otro deporte”, resalta.

Ahora, comparte nuevos hábitos con sus colegas de siempre, en la radio con Nacional Deportes La Cátedra, esperando que crezca como las otras cosas en las que participó. “Estamos esperando que se solucionen los problemas de los derechos de transmisión de los partidos de fútbol, yo creo que  los peruanos tenemos posibilidad de hacerlo. Esto no puede seguir, el fútbol es de todos los peruanos”, opina.

Asimismo, considera como injusto lo que viene pasando con el periodismo deportivo peruano, lo cual espera que no se siga dando, mientras espera ansioso transmitir nuevamente los partidos. A los jóvenes que se inician o están estudiando Ciencias de la Comunicación y quieren inclinarse por el periodismo deportivo, les recomienda entregarse al cien por ciento, estudiar y ser perseverantes. Piensa que uno de los éxitos de un periodista es la lectura, que lo ayudará a estar actualizado.

En este punto le viene a la mente cuando su ex compañero Orlando Huapaya, que trabajaba con “Pocho” Rospigliosi, le pedía que le diera permiso porque quería estudiar para periodista, y recibía la respuesta de que compre solamente periódico y los lea, que así llegaría a ser grande. Igual, comparte esa idea que beneficia al locutor, pues aprendió también lo del relato de tanto escuchar y con mucha lectura.

No está de acuerdo con gente improvisada que actualmente está frente a los micrófonos, porque cree que no está del todo preparada. Dice haber mucha libertad en los medios, cosa que no pasaba antes, y porque necesitó de varios años para ganar experiencia y afianzar sus años al servicio de la locución. En RPP trabajó 30 años.

“A mí la radio me ha dado muchas satisfacciones, especialmente haber viajado tanto. He tenido la oportunidad de asistir a siete Copas del Mundo, he transmitido fútbol Sudamericano, Copa Libertadores, y lo que más he ganado con la radio es amistades y el cariño de la gente. Hice lo que siempre soñé, que es hacer radio”, finaliza.

En la actualidad, está un poco alejado de los micrófonos.Su principal interés está concentrado en su salud. Desde «Lo que todo locutor debe saber» le enviamos buenas vibras, para que siga haciéndonos deleitar con esas grandes narraciones…Felicidades!